La magia de Pablo hace sonreír a Risto en un mal día y deja a Edurne con la boca abierta