Petruska no puede evitar emocionarse con la sorpresa que le tiene preparada Risto