Pillamos a Jorge Javier Vázquez en la ducha a ritmo de Despacito