Las gimnastas de Quart de Poblet demuestran su sacrificio diario con una extrema perfección