Sara, con 7 años, improvisa un nuevo final cuando la música sigue sonando