¡Qué dolor!: Álex Blakan, colgado y con ganchos clavados en la espalda, nos deja sin palabras