El Barón supera con creces el reto imposible de Risto y retrata las caras del jurado con sombras chinescas