El contorsionismo 2.0 de Cristina consigue que Risto ¡se emocione!