¡Con el culo al aire! Manuela, la azafata de Samuel, nos hace un calvo