El arte con el diábolo de Daniel Blasco es un auténtico espectáculo