Edurne se pone en pie para aplaudir el vozarrón de Aída