Jimmy y Javi, dos prodigios del balón