Cristina Portas vuelve a conseguir que los sordos escuchen la música con su arte