Edurne le para los pies a Risto: “¡Te quieres callar un poquito y dejarme valorar a mí!”