Jennifer Panebianco y su violín, placer para los sentido