El ilusionismo de Solange y su ‘quick change’ conquista a todos menos a Risto por “un segundo”