Llorar de risa con un show de halterofilia es posible y la actuación de Pepa Sanz es el ejemplo perfecto