¡Los minutos más horribles! Botonazo rojo para el arte más surrealista y ovación a la risa más estridente