La nostalgia y la emoción no le valen a José Marcos para pasar a la siguiente fase