¡Fuera prejuicios! David, invidente, hace reír hasta a Risto con su monólogo sobre la ceguera