¡Ariadna no frena el botón rojo de Risto, pero se gana también su felicitación!