El secreto del ‘Botón dorado’: “Si te ha llegado al corazón, ¡dáselo!”