Vestuario, maquillaje y mucho ritmo. El ballet Kebanna monta una fiesta en el escenario