Jorge Javier, a Dianne Jacobs: “En el escenario entra una niña pero con los acordes te conviertes en una mujer”