¡La ópera y el rock de Cristina accionan el exigente botón dorado de Edurne!