El monólogo de Yago no consigue hacer reír