Las sombras cinematográficas de Rafa, entrañables y nostálgicas