Jesús Vázquez, a Ángel: ¡No me creo que tu cuerpo y el mío sean de la misma especie!”