Sergio Ordóñez consigue mantener la sonrisa en sus acrobacias sobre barras