Risto se muere de amor con los pequeños flamencos y pulsa el botón dorado