El sueño de Solange se cumple: el público se levanta y J.J. pulsa el botón dorado