El programa se salta las normas y le concede una segunda oportunidad a Pau