Óptimo se lleva todos los botones rojos por el peligro de su actuación