Mar Gabarre no saca partido a sus arpas… ¡pero se lleva el botón dorado!