'Singclave' abandona el lenguaje de signos y no convence al jurado con su actuación