Si cierras los ojos no escucharás a William Janz, escucharás a Julio Iglesias