Gabaldón y Miguel, perdidos en territorio del payasín hambriento