Rubén, el día después