Rubén, harto de críticas