Yago y Lydia, muy juntos