¡Alessandro, rumbo a la final!