Vero no entra con buen pie