Noemí y Ariadna, suma y sigue