Noemí llora por la frialdad de Alessandro