Una cama 'maldita' desata el miedo en 'GH'