Los conflictos se apoderaron de la casa de Guadalix