Noe y Ale, ¡a por el segundo 'edredoning'!