Dani y Cristian, en el apartamento