Michael y Ari piden su hora sin cámaras