Hugo y Ariadna hacen las paces